Desafío en vida

Por Camila Essus

Desde el momento del parto, el apego entre madre e hijo es vital para el desarrollo posterior del recién nacido. Aunque en un principio los pequeños no pueden utilizar todos sus sentidos para comunicarse con el exterior, el contacto piel a piel con la madre es una instancia sumamente importante. En el siguiente artículo, te contamos cómo cultivar la cercanía con tu bebé en sus primeros días de vida.

La llegada de un hijo es una experiencia única en la vida de las mujeres. Es un momento lleno de alegrías, sorpresas, ilusiones y aprendizajes, sobre todo para quienes son mamás por primera vez. Es por eso que Huggies se adentró en la etapa después del nacimiento, y en conjunto con especialistas, le mostró a un grupo selecto de mujeres, la trasformación del bebé en sus primeros días de vida.

La matrona Francisca Orchard y el pediatra Hernán Villalón estuvieron presentes para adentrarnos en la espectacular etapa post parto que experimentan madre e hijo. Ambos coinciden en que el contacto físico es un momento sumamente especial pues se forjan estímulos necesarios para el bebé.

Francisca Orchard afirma que la comunicación mutua existe a partir del primer día. “Las madres tienen que ocupar todos sus sentidos al enfrentarse a las necesidades de sus hijos”, incluso si es se requiere escapar de la rutina y ser más flexible en cuanto a su crianza.

Además señala, que si bien el apego en la actualidad se ha manejado de manera más comercial, es la madre la única capaz de estrechar un vínculo cercano con el bebé, siendo la lactancia un periodo vital para su unión. Si bien una de las dudas de muchas madres es saber si podrán amamantar o no, Francisca asegura que las mamas funcionan en base a demandas y es sólo cuestión de estimularlas.

¿Estamos realmente preparados para salir del útero a las 40 semanas?

Los primeros meses son importantes también para el desarrollo del cerebro del niño. Según Hernán Villalón, si bien el cerebro no nace 100% desarrollado, es durante los primeros meses que el niño consolida su crecimiento.

Sobre el apego o contacto trófico con el bebé, el especialista indica que influye por ejemplo en la lactancia y le da mayor seguridad a la guagua.

Finalmente, el especialista menciona que si bien la cercanía es vital para fortalecer el área psicológica madre e hijo, también se debería proteger la piel del bebé físicamente. Para ello aconseja a todas las madres cuidar especialmente la zona del pañal y los pliegues, y aplicar productos libres de colorantes.

Lo único que las mamás necesitan es confiar en su instinto, el que las ayudará a cuidar y proteger a sus pequeños. Ser madre es una experiencia para disfrutar, y si bien está llena de desafíos, es un aprendizaje constante, lleno de retribuciones de amor.

ANUNCIOS

COMENTAR