*


Sin-título-1

Jet Lag Social: Cuando las diferencias entre horas de sueño de la semana y el finde pasan la cuenta

Revisa acá si sufres de este dañino hábito que ocurre cuando perdemos la sincronía entre nuestro reloj interno y los horarios sociales.

Por Soledad Reyes

Seguramente lo has sufrido más de una vez cuando has viajado a algún país con un distinto huso horario. El jet lag es el clásico desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona luego de viajar largas distancias.

Sin embargo, no es el único trastorno de este tipo que existe. Diversos investigadores han descubierto otro tipo de jet lag, el social. ¿De qué se trata?

jet lag

Imagen: Pixabay.com

Un hábito dañino

“El jet lag social se produce cuando hay grandes diferencias entre el horario de sueño del fin de semana (o de los días libres) y el horario de los días laborales”, explican en BBC.com.

Y agregan que “los expertos que lo investigan creen que la interrupción regular de los patrones de sueño puede confundir al reloj del cuerpo, es decir, al ritmo circadiano, que regula nuestro metabolismo”.

De hecho, en la web de Quo.es van más allá y señalan que este mal “es el precio que hay que pagar por seguir los horarios frenéticos que impone la sociedad, desligados de los ciclos del día y la noche”.

No sirven las siestas

Pero, ¿cómo se calcula este tipo de desfase? En BBC.com explican que “los académicos que investigan el jet lag social suelen comparar el punto medio de sueño de una persona durante los días laborales y los días libres. Por ejemplo, si una persona duerme durante la semana desde las 23 hasta las 7 de la mañana, el punto medio de sueño son las 3 de la madrugada. En tanto si el fin de semana la persona duerme de 1 a 11 el punto medio serían las 6 de la mañana. Por tanto su jet lag social sería de 3 horas”.

jet lag

Imagen: archivo la Tercera

Incluso, indican que “los investigadores sugieren que, no solo la duración del sueño sino también la regularidad en el horario, juega un papel importante para nuestra salud”.

“Lo malo es que los efectos de este esfuerzo no desaparecen echando largas siestas los domingos ni atrasando el momento de despertarnos los fines de semana, aunque lo parezca”, señalan los expertos de Quo.es.

¿En qué nos afecta?

Según un estudio epidemiológico de Till Roenneberg, investigador de la Universidad de Munich, este tipo de jet lag “parece ser un factor más que contribuye a la obesidad”.

Mientras, otra investigación del Programa sobre Sueño y Salud de la Universidad de Arizona, consignada por la BBC, asegura este trastorno está asociado “con una salud más pobre, enfermedades de corazón, peor estado de humor y una mayor fatiga y somnolencia”.

¿Por qué cuesta tanto conciliar el sueño de domingo a lunes? – Biut.cl

Lunes. Suena el despertador y empieza la jornada más pesada de la semana. Y es que para la mayoría, el primer día de la semana laboral es el más difícil de enfrentar. Los párpados pesan más que de costumbre y apenas arrastras tu cuerpo al trabajo o estudios, con la sensación de no haber pegado un ojo.

ANUNCIOS

COMENTAR