*


Emprende Mujer. Virginia Pérez

El lado dulce de surgir

Por Camila Essus

La sencillez y creativdad son características de toda emprendedora, y Virginia Pérez ha sabido utilizarlas a la perfección al crear productos caseros con aportes naturales que han conquistado a los amantes de los aperitivos. Su historia y destacado caso de superación en el siguiente artículo.

El campo es su pasión, y un día atorada por los problemas económicos, decidió reinventarse con lo que mejor sabía hacer, aprovechar al máximo las bondades rurales. Es así como hace tres años cuenta con Doña Vicky un negocio formal que consiguió gracias al descubrimiento de un pequeño empresario que le permitió una vitrina en la tienda Andes Wines, “ese fue mi gran paso para saltar de pequeña a una gran responsabilidad. Acepté ir a vender, me dio un poco de miedo porque yo no sabía lo que era hacer una factura”, pero con esfuerzo lo consiguió.

“Empecé a venderle a mis vecinas, en bancos, en la Municipalidad y es la misma gente la que te va dando más ánimo para incursionar en otros medios”, relata Vicky sobre el impulso que los propios consumidores le dieron a su negocio.

Sin embargo, esta no sería su primera incursión en el mundo de los negocios. Tras la necesidad de sacar a su familia adelante, Virginia acudió a la Municipalidad de Peñaflor y vio que se le abría un mundo de posibilidades “me di cuenta que había apoyo para las mujeres, para emprender, entonces dije yo “aquí está la mía”, se inscribió en el programa de gobierno Mujeres Jefas de Hogar, y en adelante su historia ha sido radicalmente distinta. De ahí en adelante sería una ávida conocedora del tema, haciendo diferentes cursos en CORFO y talleres por correspondencia en el extranjero.

Hoy cuenta con tres líneas de producción -conservas, manjares y mermeladas- que elabora 100% en casa. Cultiva sus propios frutos y para hacer la diferencia en el mercado de los alimentos, a sus mermeladas, por ejemplo les agrega ciertas hierbas medicinales que le han dado bastante éxito. Comenzó a asistir a las ferias verdes y descubrió que las personas interesadas por lo natural son muchas más de lo que se piensa, sobretodo porque este tipo de productos cuenta con una doble funcionalidad: disfrutar su rico sabor y aportar al organismo diferentes beneficios curativos. Ha probado con la incorporación de menta, melisa o toronjil, estos últimos para la pena y un cedrón, que es un gran componente relajante.

 

Así lucen las demostraciones en vivo de Virginia en las Ferias Verdes de la capital.

ANUNCIOS

COMENTAR