modelos-polémicas

Bellas y polémicas: Las modelos más escandalosas

Por Constanza Cortés /@lavecinacortes 30 mayo, 2013

Fueron las mejores en las pasarelas mundiales, sus cuerpos y actitud eran idolatrados a la hora de desfilar, sin embargo cuando las luces se apagaban, los excesos, el mal comportamiento y uno que otro problema con la ley hicieron que fueran noticia más allá de su trabajo.

Recordemos algunas de las súper modelos más polémicas que han dado qué hablar durante los últimos años.

Kate Moss

Pese a que no tenía la altura de las modelos convencionales, su cuerpo delgado la hizo ser una de las maniquíes más cotizadas en los 90. Pese al gran salto que dio desde su fracaso escolar al mundo de la moda, en algún momento se vio opacado por su carácter alocado y por algunos actos extracurriculares, entre ellos el consumo de drogas.

El capítulo más recordado fue cuando en 2005 Moss fue grabada inhalando líneas de cocaína, mientras su novio de aquel entonces, el rockero Pete Doherty grababa un video junto a su banda The Babyshambles. Tras esto, muchas marcas de vestuario la desvincularon de sus filas, entre ellas Chanel y H&M.

 

Janice Dickinson

Su carrera no estuvo exenta de problemas; para entrar al mundo del modelaje tuvo que trabajar muy duro, debido a que los caza talentos de la época la discriminaban por tener rasgos toscos y exóticos. Sin embargo esta característica encantó a una agencia francesa, que la potenció y la hizo conocida a nivel mundial. Esto la llevó a formar parte de la primera camada de súper modelos de los 70′s.

Esta maniquí de “belleza diferente” fue muy popular en su tiempo, sobre todo por sus tórridos romances. Entre los galanes que Dickinson tuvo se cuentan Sylvester Stalone, Liam Neeson y Jack Nicholson, a los que se suman más de mil amantes, según ha contado ella en distintas entrevistas. Junto a esto, su participación como jurado y protagonista en distintos programas de búsqueda de jóvenes modelos, más su adicción a distintas sustancias la han mantenido vigente en los medios durante los últimos años.

 

Bar Rafaelli

Esta bella top model israelí comenzó en el mundo de las pasarelas a muy temprana edad, primero haciendo spots, para luego tomar su carrera de forma profesional. A comienzos del 2000 ya era conocida por haber ganado el título de Modelo del Año, por aparecer en Elle, en la portada de la revista GQ de Italia y también por ser la primera modelo hebrea en aparecer en Sports Illustrated, junto a Aerosmith.

Pero no todo ha sido color de rosas en el camino al estrellato de esta joven blonda: en 2007 Refaelli se casó con un familiar para evitar hacer el servicio militar en las Fuerzas de Defensa de su país natal, donde es obligatorio para hombres y mujeres. Sin embargo, al poco tiempo se divorciaron y ella comenzó una relación con el actor estadounidense Leonardo DiCaprio.

 

Naomi Campbell

Esta es una de las modelos más recordadas de los 90. Sin duda, Naomi marcó un antes y un después en el mundo del modelaje gracias a su escultural cuerpo, imponente presencia, estilo, pero también por su fuerte temperamento. Fue descubierta a los 14 años mientras compraba en un mall de Inglaterra y luego comenzó a trabajar en la agencia Elite Model Management. En 1989 apareció en la portada de Vogue París, siendo la primera mujer afroamericana en hacerlo, luego que su amigo y mentor, Yves Saint Laurent, amenazara al magazine con retirar toda su publicidad si no aceptaban a una modelo negra como protagonista de la edición.

En la pasarela era una diosa, pero su estupendo desempeño sobre los tacos algunas veces se opacó por el comportamiento que tenía con sus empleados. En el 2000 Campbell se declaró culpable de haber golpeado con un teléfono a una empleada y de amenazarla en reiteradas ocasiones. Tras esto tuvo que indemnizar a la mujer y también prestar servicio comunitario.

 

Gia Carangi

Esta chica rebelde de Filadelfia fue una de las primeras súper modelos que tuvo Estados Unidos. Como pasó con el caso de su contemporánea Janice Dickinson, en un principio no llamaba la atención de las agencias, debido a que con su pelo oscuro y cejas gruesas rompía el esquema más “ario” que hasta ese momento dominaba el mercado de la moda. Sin embargo, una hábil jugada de su representante la llevó a convertirse en una de las maniquíes más exitosas de la década de los 80.

La carrera de Carangi iba en aumento; se había convertido en la favorita de la prensa por sus campañas publicitarias, pero también por su tendencia sexual ya que fue una de las primeras figuras mediáticas en hacer público su gusto por las mujeres. Lamentablemente, su buen pasar duró poco, pues la vida nocturna, las drogas y el rock n’ roll la consumieron. La cocaína y sus locas noches en Studio 54 la hicieron adicta a esta sustancia, y con el tiempo esto afectó su desempeño en las pasarelas. Las agencias dejaron de llamarla por su falta de compromiso, lo que aumentó su vicio, por el que incluso llegó a prostituirse. Finalmente, en 1986 murió luego de una prolongada neumonía que se desencadenó por el virus del sida.

ANUNCIOS

COMENTAR