*


jardin_destacada

Discriminada a los 5 años: Jardín infantil de Punta Arenas acorta horario de niña

María Jesus sufre de epilepsia refractaria y de trastorno de percepción sensorial. El recinto educacional decidió de manera arbitraria que la niña no podía cumplir toda su jornada. Acá te contamos su historia.

Por Angélica Baeza

“Mi hija tiene cinco años, hace tres que está en el jardín infantil (…) ella no siente como sentimos nosotros y tiene un desarrollo cognitivo menor a su edad”. Con estas palabras María Laura Fontana comienza a explicarnos su historia. Ella es la madre de la pequeña María Jesús, quien sufre de epilepsia refractaria y de trastorno de percepción sensorial.

jardin_adentroAl momento de explicar estos trastornos, María Laura indica que la niña “no siente como sentimos nosotros, la información al llegar al cerebro la procesa de otra manera, por ejemplo, si alguien la toca de repente lo percibe de otra forma, no es agresiva, pero los problemas que tiene con sus pares, son provocados por los medicamentos que toma”.

María Jesús estuvo sin ningún problema los dos primeros años en el Jardín Infantil Mar y Cielo de Punta Arenas. Sus padres muy participativos, y de forma continua, se reunían con la directora del establecimiento y con la educadora de párvulos. “Yo llevaba dos veces en el semestre a su terapeuta ocupacional, ya que la educación parvularia no está preparada para entender este tipo de casos, al principio hicimos un curso con la Liga de la Epilepsia, la niña tiene fonoaudiólogo y kinesiólogo y esos informes mensuales se los entregaba al jardín para que tuvieran la pauta”, dice.

De esta forma, los dos primeros años no hubo problemas, hasta que en el jardín hubo cambio de directora. Los papás de María Jesús se reunieron con las nuevas profesionales, para que entendieran el comportamiento de la niña. Hasta ahí todo bien, hasta el 21 de abril de este año. Ese día, María Laura tiene una entrevista de rutina en el jardín, con la educadora, donde le informan que la jornada de la niña será reducida.

“La tía me dice que la jornada de la Jesús se acorta a las 11.00 am y antes estaba hasta las 12.30 horas. Mi primera reacción como mamá fue OK!, me senté en el auto y me puse a llorar, no puedo creer que en todo lo que evolucionamos, pasen estas cosas, me sentí desamparada, el jardín era un lugar de confort, estaba bien y protegida”, reflexiona.

https://twitter.com/lalyfontana/status/857133879123214337

Es en este momento cuando junto a su marido van a la Superintendencia de Educación y estampan una denuncia.

“De verdad no me esperaba esto de un establecimiento educacional, pero justo la directora vio a mi hija que era muy intensa y vio que con otro compañero se empujaban mutuamente, en la libreta me reiteran que tengo que ir a buscarla a las 11 am; fui a hablar con la directora y se fue a la defensiva; luego escalamos un poco más y fuimos a hablar con el sostenedor del jardín, que al principio dijo que no sabía nada, después nos dice que habían cometido un error, pero sin sanción ni nada, eso nos hizo remecer un poco, esto le pasa a un montón de niños y dijimos que esto no puede volver pasar”.

En estos momentos, en que la Superintendencia aún no dictamina sanciones, María Jesús sigue yendo al jardín y hasta el horario normal. Pero su madre espera que el establecimiento reciba una corrección ejemplar. “A mí me encantaría de que ordenaran poner otra técnico en párvulos en este curso, porque se necesita más de un profesional”.

De esta forma, María Laura, que asegura que esta falta es una discriminación arbitraria dentro de la Ley Zamudio, está esperando la resolución y que sirva para que situaciones similares no se repliquen en el país.

Gestar, nacer y crecer dentro de una cárcel: Lo que quiere cambiar la Ley Sayén – Biut.cl

Velitas y globos. Quizás un regalo. Se celebra el segundo año del niño. Nació y vivió dos años en la cárcel junto a su madre condenada, pero es hora de marchar. Es separado de su mamá el mismo día de su cumpleaños. Imaginar la escena de la despedida es dramático.

ANUNCIOS

COMENTAR